Hidromek Emsa Euroauction
Finanzauto Huppenkothen Doosan

Seguir tirando del carro.

primitivo fajardoTeníamos ya ganas de olvidar el fatídico año 2020, que nos ha tumbado el ánimo, la salud y la cartera. Nos ha dejado como a un boxeador sonado de tanto besar la lona. Sin embargo –vana alegría, triste realidad–, su sucesor llega con henchidas actitudes pugilísticas a disputarle el trono, o como se dice en mi pueblo, viene a darnos para el pelo. Se ha estrenado con una virulencia inusitada de contagios por Covid-19 que nos devuelve a lo peor de los inicios de la pandemia hace un año, cuando por su culpa nos encerraron a cal y canto con la excusa de salvaguardar la sanidad. Como esto no sirvió para nada porque estamos hoy peor que entonces, lo único que se ha conseguido es aumentar los graves daños subsecuentes a la desastrosa situación económica con que el virus ha laminado muchos sectores productivos. Dicho en general, tanto en nuestro país como allende nuestras fronteras.

En nuestros predios añadiremos como guinda del pastel el lío montado con la escasez de vacunas, su logística, la lentitud en su aplicación, las nuevas cepas, el reparto de los fondos y la golfemia inherente a políticos, sindicalistas y ratas de grueso pelaje que se la inoculan primero porque tienen derecho sanitario de pernada. Privilegios de la casta gorrina, según los dictados de Orwell.

Mas para guinda gourmet que corone el catálogo de castigos bíblicos, el delirante y perverso Gobierno bicéfalo y acéfalo del duopolio Picapiedra y sus sicarios y rufianes, unos mastuerzos incompetentes, atorrantes, inútiles y maleantes que con sus diferentes capacidades de aprendizaje entienden el gobernar no como un servicio público sino como un premio personal y ejercen el poder en continua campaña propagandística y subor dinando a sus ansias de poder todas las decisiones. Hasta esta tragedia con tantos miles de muertos es campo abonado para obtener réditos electorales.

Son carroñeros liberticidas sin escrúpulos ni moral empecinados en convertir el Estado en mafia y en trocear el país para devorar cada uno la parte mollar y devolvernos a sus ocupantes a la edad de las cavernas. Solo un ejemplo, hablando de la pandemia: gracias a la pésima gestión, la abulia y el cinismo de estos mamertos, la sanidad está colapsada, el paro y el miedo al futuro atenaza a la gente y la cifra de muertos llega a los 90000.

Se salvan del trullo –de momento– porque corrompen lo que tocan, hasta la Justicia, para lo que cuentan con la Fiscalía y un potente engranaje mediático pastueño a las consignas monclovitas que, alérgico a la ética, deslegitima y condena cualquier crítica y lo blanquea todo con el instrumento gubernamental de la mentira ante una ciudadanía abúlica, hipócrita y corta de entendederas que se traga todo en formato de serie televisiva.

Vale, me dejo de disquisiciones gubernamentales porque se me enturbia la mirada con esta banda de insurrectos antisistema. Esto es un sinvivir y un no parar de maldecir nuestra mala estampa.

LAS EMPRESAS DE MAQUINARIA, QUE SE VIERON AFECTADAS POR LAS NOCIVAS CONSECUENCIAS DE LA PARALIZACIÓN DE LA VIDA EN EL PLANETA, HAN RESUELTO UN AÑO 2020 CON RELATIVA SATISFACCIÓN.

Paso mejor a valorar el año fenecido, que en nuestro sector se enfrenta a importantes desafíos en el ejercicio presente. Ya podemos hacer un balance preciso de las ventas en España gracias al informe del mercado de maquinaria que elabora la asociación Andicop. Aunque el sentimiento generalizado de las empresas es que no han ido tan mal las cosas a pesar de las absurdas, disparatadas y crueles restricciones a la actividad y a la movilidad tomadas por los 18 gobiernos que tenemos para intentar en vano cortar los contagios, las empresas de maquinaria, que se vieron afectadas por las nocivas consecuencias de la paralización de la vida en el planeta, han resuelto un año 2020 con relativa satisfacción, o sea, dentro de un orden y considerando la rebaja de las expectativas por los malos presagios que se cernieron sobre nuestras cabezas con la llegada del coronavirus. Una caída del 25% de las ventas de equipos, con respecto al ejercicio anterior, es el resultado obtenido (ver cifras en pág. 10). Esto en nuestro país, pero la tónica ha debido ser similar fuera, al menos en territorio europeo.

A pesar de las restricciones en la organización del trabajo y la logística, las empresas han sido capaces de mantener la producción, el suministro de equipos y la prestación de servicios, si bien con la actividad bastante al ralentí. Por ello, aunque los efectos de la pandemia en los distintos mercados mundiales han sido muy distintos, hay que aplaudir el ejemplo y las reacciones positivas de los distribuidores que también han luchado contra la crisis empeñados en tirar del carro tanto como los fabricantes, cuyos planes de producción ajustaron sus previsiones a la baja ante la disminución de la demanda y la notoria reticencia de los clientes a invertir a largo plazo. Aún así, con los reajustes pertinentes y manteniendo los flujos de entrega y la logística destinada al cliente final, la mayoría ha apuntalado una relativa estabilidad del negocio durante el año, previendo en su política para este 2021 hacer lo posible para ampliar gamas, añadir más líneas e implementar nuevas tecnologías. En esta tesitura, han sido beneficiados los fabricantes que en estos años han invertido en digitalización para incentivar sus procesos y procurar la conexión global con distribuidores y el acceso remoto a las flotas y a las máquinas de los clientes.

Cabe esperar –tampoco queda otra que echarle paciencia y barajar, como afirma Cervantes en el Quijote– que en algún momento la vacunación se aleje del caos y se haga rápida y efectiva para restablecer ciertos equilibrios económicos y la situación se torne favorable a la actividad del mercado. Solo así podremos ir poco a poco recuperando los parámetros que saltaron por los aires con el virus.

En todo caso, perseverar en que no decaiga el ánimo –a pesar de los neblinosos presagios y de este Gobierno inútil–, y seguir tirando del carro, ha de ser el gran empeño de nuestra voluntad.

© OP MACHINERY.


Revista Técnica de Maquinaria de Obras públicas, Construcción y Minería, es una publicación de Prima Ediciones S.C. C/Orense, 8 – 1º Oficinas. 28020 Madrid (España)


mascota
contacto inicio

Dirección y redacción:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Ventas y publicidad:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Administración y suscripciones
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Si quiere recibir el Newsletter de OP Machinery, complete este breve formulario:

Newsletter