Emsa Euroauction Finanzauto
Hidromek Arden

Las obras en peligro. La falta de materiales y los problemas de transporte ponen en jaque al sector constructor.

Incremento de costesEl caos que está ocasionando el disparatado aumento del precio de los combustibles, y de la energía en general, unido a la escasez de materias primas ha alcanzado a la industria de los materiales y está frenando el resurgir de un sector que hasta hace unos meses tenía problemas, pero de otro tipo: para cubrir la demanda. Ahora la continuidad de muchas obras en urbanismo e infraestructuras está comprometido y en el mercado nadie oculta su preocupación. La situación es común a cientos de empresas de construcción repartidas por toda la geografía nacional que adolecen de problemas que empiezan a tornarse graves. Estas son algunas opiniones al respecto que hemos recogido de la prensa diaria y reflejan con precisión el panorama actual


«Algunos empresarios nos dicen que la situación es dramática. Antes les preocupaba la falta de mano de obra y ahora les preocupa la falta de materiales”, afirma Pedro Fernández Alén, presidente de la Confederación Nacional de la Construcción (CNC). La invasión de Ucrania por Rusia ha sacudido al sector en plena recuperación por la pandemia y ha agudizado algunos de los problemas con los que ya venía lidiando, como el aumento de los precios en los materiales y el retraso en los suministros.

Ahora todo eso ha ido a peor y nadie se atreve a hacer pronósticos sobre cuánto durará o cuáles serán sus consecuencias. “Ucrania preocupa mucho más que el coronavirus porque la pandemia no nos obligó a parar”, comenta Fernández Alén. “Ahora hay obras que sí o sí se van a ralentizar”, y cada vez más empresas temen que los proyectos se paralicen. “En unas semanas podríamos tener problemas con algunos suministros”.

Los precios ya venían subiendo desde 2020, como recuerda Julián Núñez, presidente de Seopán, la Asociación de Empresas Constructoras y Concesionarias de Infraestructuras, pero la presión se ha agravado durante el primer trimestre de 2022. “En las últimas dos semanas de marzo se constata una ruptura del mercado nacional de suministros con incrementos de precio de doble dígito semanales o la imposibilidad de garantizar un suministro en plazo ante la incertidumbre del precio de producción”, explica la patronal de las grandes constructoras. La organización ha recopilado algunas cifras: en lo que va de año, materiales como el aluminio (+49%), el acero (+21%), la madera (+17%) o el cobre (+13%) se han encarecido vertiginosamente, pero si se toma como referencia el mes de enero de 2020, poco antes del inicio de la pandemia, los incrementos alcanzan incluso los tres dígitos, como ocurre con la madera (+227%) o el aluminio (+125%).

EL AUMENTO DE LOS PRECIOS DE LA ENERGÍA Y LA ESCASEZ DE MATERIAS PRIMAS INTERRUMPE LA BUENA MARCHA DEL SECTOR.

Paralización de la producción

Muchas fábricas no pueden garantizar el suministro a tiempo o a los precios pactados y algunas han decidido parar para no perder rentabilidad ni competitividad. “Se han producido paralizaciones en la producción de sectores clave para la construcción que, de continuar, provocarán un desabastecimiento de materiales en la actividad», según ha explicó Julián Núñez. Varias instalaciones de Acerinox, Arcelor-Mittal, Ferroglobe o Siderúrgica Balboa se han detenido y lo mismo está ocurriendo con fábricas de ladrillo, cerámicas o azulejos.

Lo saben bien en Castellón, una de las zonas de referencia mundial en la producción de este tipo de productos. “Hemos llegado a producir a pérdidas y como no tenía sentido, algunas empresas han apostado por detener el trabajo. No creo que vayamos a tener problemas de suministro para los clientes, pero sí vamos a tener que repercutirles las subidas en los precios”, reconoce Manuel Breva, secretario general de la asociación empresarial que reúne a los productores españoles de fritas, esmaltes y colores cerámicos.

Y por si el impacto de la invasión de Ucrania no fuera suficiente, en los últimos días han tenido que lidiar también con los efectos de los paros de los transportistas. Breva lamenta que lo ocurrido en estos meses dé al traste con las ganancias y el buen año que supuso 2021, pero advierte de que las consecuencias podrían ir más allá y terminar alcanzando al mercado de trabajo.

“Si las líneas de producción se ven afectadas, muchos empleados podrían volver a la situación de ERTE hasta que las cosas vuelvan a la normalidad”, admite. Solo en este sector se mueven 4300 empleos directos, aunque la historia podría replicarse en cualquier punto de la cadena constructora. Hace solo unos meses hacía falta mano de obra en los andamios porque el país anda escaso de albañiles. Sin embargo, en los últimos días, distintos empresarios, sobre todo pequeños, afirman que muchos de sus peones están buscando obras mientras se reactivan los proyectos que temporalmente se han tenido que detener. “No descartamos que si la situación se alarga en el tiempo no suframos las consecuencias de esta gravísima situación como cualquier otro sector», admite Daniel Cuervo, director general de Asprima, la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid.

MATERIALES COMO EL ACERO, ALUMINIO, COBRE O MADERA SE ENCARENCEN ESTE AÑO A DOBLE DÍGITO. CONSTRUCTORES Y CLIENTES ADVIERTEN DE LA RALENTIZACIÓN DE LOS PROYECTOS Y DE QUE ALGUNAS OBRAS PODRÍAN PARALIZARSE.

El alza de los precios

Otros temen que ese momento pueda llegar en cuestión de semanas si la crisis de la energía se sigue prorrogando. “Las obras que tenemos se van retrasando porque los proveedores no cumplen con lo que prometen, ni con los plazos de entrega ni con los precios pactados. Por ahora no hemos parado ninguna construcción, pero estamos sufriendo mucho y es algo generalizado en el sector”, afirma Enrique López Granados, presidente de la constructora y promotora Caledonian.

“Los contenedores han pasado de 1300 euros en marzo de 2020 a 10000 euros este mes de marzo de 2022; las bobinas de acero, de 570 dólares por tonelada métrica, a 1125 dólares, y el aluminio, de 1700 dólares la tonelada a casi 3500. Todo esto resulta en que los presupuestos de obra están un 20% por encima de hace dos años y luego eso se traslada al comprador final. En nuestro caso, el incremento de precios ha sido del 7% en este tiempo y es probable que los subamos algo más en los próximos meses para asumir el impacto de la invasión”, reconoce.

Es decir, los problemas del ladrillo terminarán llegando al bolsillo de los compradores. Este es uno de los temores de quienes están reformando su casa empleando madera, que el presupuesto final se encarecerá entre un 20% y un 30%. Y ese es también el temor de quienes, tras lidiar con la pandemia, se han puesto a firmar la hipoteca y se han encontrado con una guerra en Europa, que también exige una resolución rápida que no destroce la gran demanda actual de vivienda, porque mientras esto no se arregle, los préstamos y los futuro hogares están en el aire.

En los últimas semanas, además, España ha sumado al contexto bélico, de imprevisible desenlace por el momento, las sonadas protestas en el transporte, y la resolución de la carestía de la electricidad, el gas y el combustible es clave ahora mismo para que no se produzca una paralización aún mayor

© OP MACHINERY.


Revista Técnica de Maquinaria de Obras públicas, Construcción y Minería, es una publicación de Prima Ediciones S.C. C/Orense, 8 – 1º Oficinas. 28020 Madrid (España)


mascota
contacto inicio

Dirección y redacción:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Ventas y publicidad:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Administración y suscripciones
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Si quiere recibir el Newsletter de OP Machinery, complete este breve formulario:

Newsletter