Hidromek Huppenkothen Emsa Finanzauto
CaseRenting Finanzauto Euroauction

Repúblicas Bananeras.

José María Pozas Bajo este epíteto de Repúblicas Bananeras se acostumbra a incluir a todos aquellos países, mejor si son centro o sudamericanos, cuya gestión de lo público dista de ser, digamos, correcta. Ya saben, la imagen de un prócer con un uniforme (militar, por supuesto, ¿recuerdan?) rebosante de chapas, bandas y condecoraciones, dirigiéndose a la multitud desde el balcón presidencial, en un paisaje de palmeras, con un mar muy azul al fondo, y gritando todos al unísono aquello de “más samba y menos trabajar”. Lo que no se ve es el trasfondo de corrupción que vela la sangre derramada de los “no adictos” al régimen, a los cuales se les tacha, además, de radicales y antipatriotas.

De modo que todas las prácticas imaginables en el manejo culposo de la ley, todas las triquiñuelas legales, los favoritismos a los correligionarios, la concesión de obras públicas bajo soborno, el acomodo de políticos amigos en empresas públicas, o en empresas privadas que sacarán provecho de su presencia en sus tratos con la Administración, la ocultación de datos relevantes para que se beneficien de ellos los amigos, todo lo imaginable y que diste más o menos de lo legal, o el recurso a presupuestos especiales para gastar los fondos públicos en partidas para las que no habían sido destinados, en tanto se niega a la oposición su labor de denuncia. Todo esto, digo, es propio de esas repúblicas.

Esas repúblicas en las que la iglesia local juega un papel de garante de la moral, en un doble juego de conveniencia y ocultación, exenta de impuestos y destinataria de prebendas; donde las élites financieras imponen la política que les conviene, y sus servidores son los únicos que salvan la crisis permanente, a costa del sacrificio de enormes masas de población que ven deterioradas continuamente sus posiciones sociales y económicas; donde se presume de la separación de poderes mientras se deja un poso inequívoco de la connivencia entre el ejecutivo y el legislativo mediante leyes electorales y reparto de escaños que les favorecen; donde la mentira y la calumnia son prácticas habituales en la acción de gobierno; donde no hay ningún cuidado por los males tradicionales que acechan al país, sean estos la despoblación del campo, el decrecimiento vegetativo y el envejecimiento de la población, la amenaza del cambio climático o la inexistente política del agua; donde campa la falta de respeto a la mujer, trabajadora o no; donde se encorsetan continuamente, en una carrera que parece no tener fin, los derechos a la libertad de expresión; donde se gasta dinero a espuertas en el mantenimiento y oropel de los llamados monumentos que ensalzan los orígenes del régimen; donde se desvían fondos de la sanidad pública en favor de la privada; donde la política de favor hacia asociaciones religiosas en el campo de la enseñanza se produce en menoscabo de la enseñanza pública; donde se tributa respeto y adoración a estructuras sociales carentes de significado, etcétera, etcétera, etcétera.

Estos son algunos de los signos definitorios de las llamadas repúblicas bananeras. Les suena, ¿verdad? Seguramente ustedes conocen alguna.

Ahora bien, si a esto añadiéramos una monarquía nada ejemplarizante, con dos reyes, el uno que ha tenido que jubilarse ante su total pérdida de imagen, y el otro que se pliega a los deseos del gobierno, defendiendo posiciones políticas impropias de su llamado cargo, ¿de qué estaríamos hablando? ¿Quizás de monarquías bananeras? ¿No sería lo propio? ¿Conocen ustedes alguna?

Pero cuidado, no se lancen, sean cautos, no echen a volar su imaginación, ya saben que otra característica de estos entes políticos es la escasa libertad de opinión y el uso ilimitado de la fuerza que en defensa de sus privilegios emplean –ley mordaza se llama popularmente en algunos países–, pues es práctica habitual en estos regímenes el cese de jueces imparciales para sustituirlos por otros afines al régimen; y en el caso de que un juez fuera recusado, se le asciende en la escala para que pueda nombrar a otro que continúe con la causa y pertenezca a la cuerda.

Pero eso sí, todo lo hacen bien arropados y envueltos en la bandera nacional.

José María Pozas | Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

© OP MACHINERY.


Revista Técnica de Maquinaria de Obras públicas, Construcción y Minería, es una publicación de Prima Ediciones S.C. C/Orense, 8 – 1º Oficinas. 28020 Madrid (España)


mascota
contacto inicio

Dirección y redacción:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Ventas y publicidad:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Administración y suscripciones
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Si quiere recibir el Newsletter de OP Machinery, complete este breve formulario:

Newsletter